Envíos GRATIS a toda la República Mexicana

Brillo y resplandor: Consejos para limpiar y mantener tu joyería de plata

Hoy te compartimos valiosos consejos para mantener tus joyas radiantes y hermosas. En este artículo, te brindaremos información sobre cómo limpiar y cuidar tres tipos de joyas: perlas naturales, piedras preciosas y semi-preciosas, plata 950 y joyería de hueso.

Cuidado de perlas naturales

Las perlas son gemas delicadas y requieren un cuidado especial para preservar su belleza natural. Para limpiarlas, utiliza un paño suave y ligeramente húmedo con agua tibia. Evita el uso de productos químicos agresivos, ya que pueden dañar la superficie de las perlas. Asegúrate de almacenar tus perlas por separado de otras joyas para evitar arañazos y rozaduras.

Limpieza de piedras preciosas y semi-preciosas

Cada tipo de piedra preciosa o semi-preciosa tiene sus propias características y requerimientos de cuidado. En general, evita el uso de productos químicos y límpialas con un paño suave y ligeramente húmedo. Sin embargo, algunas piedras pueden ser más sensibles al agua, por lo que es importante informarte sobre el cuidado específico de cada gema en particular. Si tienes dudas escríbenos por Whats App y con gusto te apoyamos.

Mantenimiento de la plata 950

La plata 950 es un metal precioso que puede perder su brillo con el tiempo debido a la oxidación. Para mantenerla reluciente, utiliza un paño de pulido para plata y frota suavemente la superficie de la joya. Si la pieza está muy sucia, puedes sumergirla en soluciones especiales para la limpieza de plata. Existe la marca Limpiasteg que es la que utilizamos en en una solución suave de agua tibia y jabón neutro durante unos minutos, antes de en Cristina Fernández. Siempre ten cuidado al usar este tipo de líquidos ya que son químicos fuertes. Lee cuidadosamente las instrucciones. Recuerda almacenar la plata en un lugar seco y protegido para evitar la oxidación.

Cuidado de la joyería de hueso

Las joyas de hueso son piezas únicas y hermosas que necesitan un mantenimiento adecuado para conservar su aspecto original. Limpia la joyería de hueso con un paño suave y seco para eliminar el polvo y la suciedad. Evita el contacto con agua o productos químicos, ya que pueden dañar el hueso. Además, guarda estas piezas en una bolsa de tela suave o envueltas en papel de seda para protegerlas de los arañazos y golpes.

Recuerda que independientemente del tipo de joyería que tengas, es importante evitar el contacto con productos químicos agresivos, como perfumes o productos de limpieza doméstica. Además, quítate las joyas antes de realizar actividades que puedan dañarlas, como deportes o tareas domésticas. Esperamos que estos consejos te ayuden a mantener tus joyas siempre deslumbrantes y en perfecto estado. ¡Disfruta de tu colección de joyas y luce con elegancia cada día!